Es un tipo de cirugía de abdominoplastia que se realiza cuando sobra más piel que en los casos anteriores, separan el ombligo de la piel del paciente y después la resecan y sacan de nuevo el ombligo. Los pacientes que se someten a dicha operación suelen quedarse con una cicatriz vertical pequeña encima de la zona.